16 jun. 2012

Las velas, el juego intenso en el BDSM, (2da parte)...

Como mencionamos en al artículo anterior sobre el juego de la cera, donde es una de las actividades más placenteras que se pueden experimentar desde los distintos roles que existen en el ambiente BDSM, en el caso del dominante, tomar una vela y encenderla, ver a su sumisa frente a él y comenzar con el preámbulo al juego, masajear sus pechos, precalentarlos para lo que vendrá, vendar los ojos... privar poco a poco los sentidos necesarios, tener a la sumisa totalmente vulnerable. La vela esta encendida, la llama baila y calienta la cera que será vertida sobre la piel que se encuentra ansiosa por sentir la cálida caricia. Los dominantes, disfrutan mucho la acción de jugar con la cera caliente, vertirla sobre los puntos estrategicos ya explorados por ellos, contar las velas... 1, 2, 3, el llevar el ritmo del juego, los impulsos, llevar el control de la sesión, la cera es la que lleva el control sobre la piel, observan como su cuerpo se contorsiona, cada movimiento expresado, indicativo del placer que se está experimentando a lo largo de los minutos y segundos; dentro de la mente de las personas sumisas quisieran que durarán horas, pero eso no es posible, aún existen muchas prácticas y juegos que se pueden desarrollar dentro de una sesión BDSM.

Los gestos expresados en el rostro al dejar caer la cera, es la excitación más intensa de este juego, ver, escuchar como gime, escuchar su respiración en ese momento de placer para el dominante y la persona sumisa dentro de la sesión. Los enfoques son muy distintos, dependiendo el rol que este haciendo uso de las velas, el sentir la caida de la cera sobre la piel, es una de las sensaciones más excitantes que se pueda experimentar dentro de las sesiones. El jugar  con velas, también tienen sus precauciones que se deben de tomar en cuenta para precisamente evitar consecuencias totalmente severas en la persona sumisa y en el lugar donde estemos sesionando, no queremos empezar un incendio.

Precauciones a tomar dentro de las sesiones de juego con cera.

Tomar en cuenta, estas recomendaciones:

  • "Nunca sesionar o jugar bajo influjo de drogas ni bebidas alcoholicas".
  • "Usar las velas correctas, tienen que ser de parafina, las velas con aromatizantes y con colores oscuros, queman mucho más y retienen el calor, por lo que seguro, quemadura de tercer grado"
  • "Tener los cinco sentidos bien despiertos en el manejo de la vela y en el cuidado de la persona sumisa"
  • "Colocar la vela en sitios despejados y firmes"
  • "Alejar de la vela, todo el material que pueda llegar a quemarse"
  • "Estar completamente seguros de que se apago correctamente la (s) vela(s) que se esten usando dentro de la sesión, evitemos un incendio"
  •  
    Sumisa jugando con cera.
Uso de las velas en sesión:

Para comenzar con nuestro juego de la cera o "waxing", siempre es muy importante elegir la vela correcta, (este punto se trato en el artículo anterior), elegir las velas gruesas o que tengan un diámetrode 4 a 6 cm, la altura que sea de 8 a 15 cm aproximadamente, con la finalidad de que cuando encendamos nuestra vela, poco a pocco see ira derritiendo nuestra vela, por lo que el motivo de que a mayor volumen de cera, menos caliente se encontrará para nuestro fin. Al tener ya una cantidad mayor de cera derretida, es recomendable hacer una depresión en alguna de las orillas de nuestra vela, para poder vertirla o "derramarla" sobre la piel de la sumisa y tener control del derrame de forma limpia y ordenada.

Las velas, debido al material de que están hechas, son ideales para moldearlas y tallarlas, para hacerlas complices de nuestra sesión extrema con las velas, presentarlas ante el cuerpo de nuestra persona sumisa en forma de dildo o en forma fálica, sería una opción muy interesante.

Zonas ideales para el juego de la cera.


Antes de utilizar la vela en nuestra persona sumisa, siempre es recomendable que el dominante pruebe y "mida" el calor que la cera tiene en ese momento, una forma de hacerlo correctamente es dejar caer algunas gotas de cera en el interior de su brazo, así se dara cuenta cual es el calor real que esta concentrando la cera. El umbral de sensibilidad de cada persona es muy diferente (unas personas soportan mucho más, pero otras son personas que no toleran mucho), cada piel es diferente, por lo que es un aspecto a tomar en cuenta en el juego; siempre dirigir la pregunta a la persona con quien vamos a jugar y conocer su experiencia real, ya que de esa forma, nos vamos haciendo una idea de lo que realmente puede soportar.

Otra regla importante, es el conocer la distancia correcta de caída de la cera (DCCC), es un punto crucial, dependiendo de ello conoceremos el efecto en nuestra persona sumisa.

"Cuanto más alta tengamos la vela encendida, menor será el calor que ocasione la cera en la piel"




Esto es que cuando el recorrido o "caida" de una gota de cera sea muy largo, se enfriara un poco antes de llegar a la piel; entre más cerca se encuentre la vela al cuerpo de la persona sumisa, mucho más calor experimentará en la cera, debido a que no se dio el tiempo necesario de enfriar a la caida. Como recomendación, no dejar caer cera caliente en una distancia menor de 40 - 50 cm con respecto al cuerpo receptor, (tener cuidado con las quemaduras de segundo y tercer grado), nosotros como jugadores de BDSM, debemos evitar a toda costa y siempre tener presente el credo "SANO, SEGURO Y CONSENSUADO". Otra recomendación, para evitar la intensidad de calor que tiene una gota de cera al entrar en contacto con la piel, es que se puede untar un poco de aceite de bebe o vaselina, con la finalidad de proteger un poco la piel, ya que el calor que contiene la gota, se disiparía, reduciendo el calor, convirtiendolo a una sensación agradable. En el caso de la vaselina, recomendable para juegos con la cera muy extremos, debido a que tiene una alta capacidad de aislar el calor sobre la piel. Ideal para las personas que juegan con velas de colores oscuros y acercamiento de la vela a la piel.

El juego de la cera, es una practica altamente erótica y sensual, con mucho potencial complementandolo con las demás prácticas del amplio abanico BDSM. No todas las velas existentes en el mercado sirven para nuestro juego, (cierto, hay unas muy bonitas, pero lo importante es el bienestar de nuestra persona sumisa), las velas de parafina blancas son las correctas. Las precauciones a tener es colocar las velas en un lugar perfectamente despejado y evitar un incendio (siempre tener ubicado el extinguidor o en su defecto, un balde con agua). No abusar de una cantidad excesiva de cera en un punto (recordar que debajo de las 3 capaz de cera, aun esta caliente, por lo que puede originar quemaduras de 2do y 3er grado), el aceite de bebe o vaselina, aparte de proteger la piel frente al calor de la cera, nos ayuda a quitarla con mucha facilidad con una pequeña espátula.