10 mar. 2012

EL BDSM, un estilo de vida diferente a los demás...

Desde mis comienzos en el ambiente del BDSM, siempre opte por ser una persona muy diferente en cuestión de los gustos a estas prácticas, que en realidad son muchas y muy variadas para todos los gustos de las personas que estamos dentro del ambiente. En realidad, desde el inicio, observando esas eróticas y sensuales imagenes en tintes de color, blanco y negro, el elegante terminado sepia en las siluetas de las hermosas mujeres atadas y amordazadas, algunas otras con antifaz que no les permite observar lo que realmente sucedía a su alrededor... me hacia muchas preguntas; ¿porque están así?¿porque lo hacen?¿que sienten al estar de esta manera?, eran algunas de mis interrogantes que tenía dentro de mi mente y de manera obvia, necesitaba respuestas. Todo tiene un principio para conocer las cosas como son, enfocándome a la necesidad saber lo que hay detrás del ambiente del BDSM, tuve que investigar lo que consistía cada práctica, desde el aspecto práctico, fisiológico y mental, algo complejo en el momento de asimilarlo y ponerlo en acción dentro de las escenas o sesiones realizadas con alguna persona sumisa con mutuo acuerdo.

El BDSM, es un estilo de vida muy interesante en cuestión de enfoques personales, de necesidades, así como también de retos,  todos estos puntos totalmente enfocados ya sea como una persona dominante, como sumisa o en el dificil de todos los roles... los incomprendidos switchs.

Cada uno de estos roles tienen su cierto grado de complejidad al estar dentro de la escena, solo es cuestión de conocer las necesidades de cada uno de ellos, lo que esperan y entender sus metas, hacer un análisis y en consecuencia entender la importancia de cada uno de ellos dentro de la sesión.

Otro punto positivo que se tiene dentro de este ambiente, es en donde la persona sometida o sumisa, puede experimentar sensaciones o situaciones muy diferentes a las que se tiene acostumbrado el cuerpo en el aspecto de caricias más intensas y de manera diferente, con  la ayuda de distintos intrumentos y accesorios usados en las sesiones; látigos, floggers, esposas, máscaras, mordazas, piel, látex. Todo esto en conjunto, lleva a complementar y hacer realidad nuestras más perversas fantasías que se encuentran ocultas en la profundidad de nuestra mente. Un complemento de las acciones realizadas dentro de una sesión, es la de poder experimentar placer, experimentar un climax y culminar en un intenso orgasmo, sin la necesidad de una penetración o acto sexual en la mayoría de las veces, saber como manejar estas sensaciones durante el tiempo de la sesión de manera pausada o rápida, los minutos en el reloj pasan de manera efímera, más la impresión persiste en la mente y queda marcada, ese es un aspecto que tiene un buen dominante en el momento de "dominar".

Un estilo de vida intenso, lleno de retos y detalles interesantes del fetichismo, actividades donde se pueden explorar muchas prácticas y placeres distintos que invitan a experimentar y jugar con los sentidos, que nuestra persona sumisa se sienta satisfecha en la culminación de su placer que tanto ha estado buscando. Cada práctica tiene su porqué, y el BDSM, tiene su exclusiva filosofía, donde todas las personas que estamos dentro debemos de entenderla, practicarla y transmitirla a la gente nueva.

atte,
Carla Regina López Ruelas.