14 oct. 2012

Conociendo las cuerdas y el bondage (2da parte)...

 

"Una chica se encuentra inmóvil, ataviada con unas medias negras de encaje al muslo, un leotardo negro de likra brillante y sensual, que se adhiere a su cuerpo, el brillo de sus zapatillas de charol rojo, deslumbra con la luz que se cuela por la persiana. Hermosas y delicadas cuerdas de algodón en color negro, que abrazan y sujetan sus brazos, piernas que envuelven cada centímetro y curva de sus extremidades. Solamente gime, no puede hablar, ni una sola palabra escapa escapa de sus labios, arreglados, rojos carmesí, brillosos. Una tira de piel con una pelota rojo brillante que esta en su boca, la mantiene callada y en una situación un tanto desesperante... casi humillante, a la vez, excitante; la privación sensorial se complementa con haber tapado sus ojos color miel, un antifaz de piel, le impide observar lo que hay o puede pasar alrededor de ella misma. Boca abajo se encuentra, con los brazos hacia atrás, con sus muñecas atadas hacia sus tobillos, muy vulnerable a las caricias intensas y morbosas que cualquier persona se le pueda ocurrir hacerlas en ese momento. Totalmente atada, sobre una mullida cama, colcha de negro satín, que seduce a la piel con su contacto, comienza a intentar liberarse sin poder lograr conseguirlo, los movimientos que ella realiza, son lentos y sensuales, al mismo tiempo que los gemidos van del silencio a tener tonos más altos. La estampa es verdaderamente exquisita. Frente a ella, se encuentra su dominante, contemplando la escena, al mismo tiempo, una cámara, grabando el momento, las imagenes, los sonidos, una escena de mágico fetichismo, el aire tiene un aroma a perfume femenino y éxtasis. Los minutos pasan, al igual que las horas, Dominante y sumisa, se encuentran en el lecho que sirvió como escena cuerpo-cuerda, disfrutando del placer que solo lo brindan dos cuerpos, dos deseos, dos mentes pervertidas".
La selección de la cuerda correcta a nuestros fines:

La selección y conocimiento del tipo de cuerda correcta e ideal para nuestros juegos de amarres, siempre es uno de los puntos más importantes que toda persona tiene que tomar en cuenta al comenzar en el mundo de los nudos y los amarres. La cuerda o cordón, es una de nuestras herramientas con las que un "bondager", utilizará en el cuerpo de nuestra "víctima".
 
Hay distintos tipos de cuerdas en el mercado comercial, pero cada una tiene su razón de ser en cuanto a su uso dentro de los amarres y nudos, la mayoría no nos sirven para nuestros juegos (pueden lastimar la piel, rozaduras, alergias, etc), siempre tomar en cuenta esta recomendación; comercialmente existen dos formas tipos de cuerdas muy recomedables, las de algodón y de nylon (fig 1), que estas a su vez, se dividen en dos formas:
 
Fig 1: Tipos de sogar más usadas en los amarres.
Descripción de algunas diferencias entre los cordones:
 
Las cuerdas, dependiendo de su presentación comercial, existen diferencias muy marcadas en su fabricación y estructura, por lo que nos lleva a un comportamiento distinto en el momento de manipularlas, sensaciones contacto-piel y los fines del juego.
 
 
Cuerda retorcida:
Este tipo de cuerda es muy áspera, pero con el tiempo, uso y las lavadas, tienden a hacerla muy suave, además de que "muerde", por decir de cierta manera de que pellizca la piel, no se desliza tan fácil al estar nudo con nudo. La forma del cordón por su fabricación, es que tiene bordes en sentido diagonal, donde el contacto con esta misma, deja marcas muy interesantes que pueden durar desde algunos minutos hasta un par de horas (dependiendo la presión del nudo o amarre que se realizó).
 
 
Cuerda trenzada:
Este tipo de cuerda, puede tener cubierta de algodón o nylón, sin o sin núcleo, la cual llamamos como trenzado hueco, teniendo una presentación por todo el grosor de la cuerda, de consistencia firme, apretado y redondo
 
La estructura de este tipo de cuerda, es sinonimo de la comodidad para la piel, fabricada en materiales muy suaves (no dejan casi marcas), no son muy tradicionales, debido a su costo, más no utilizables dentro de la practica, muy fáciles de manejar, tienden a deslizarse, anudarse y manipular con mucha facilidad.